Ella no le teme a Trump

Martes, 12 de febrero:

Es del Bronx, de origen puertoriqueño, se hace llamar demócrata socialista (¡en EEUU!) y es la congresista más joven de la historia del país. Alexandria Ocasio-Cortez llegó en noviembre al congreso de NY y su voz ya está traspasando fronteras. De nada han servido los intentos de desprestigiarla (publicaron un video de ella bailando con sus amigos de la Universidad de Boston para ridiculizarla), no hay quien consiga distraer la dignidad y las palabras de esta congresista del Partido Demócrata. Fue cuando su padre murió que comenzó a trabajar como camarera para ayudar a su familia. En seguida se dio cuenta de las dinámicas burocráticas tediosas del país que sólo empobrecen y agotan a los ciudadanos, sobre todo a los más pobres.  Y eso la animó a defender una sanidad y una educación pública. Como una delegada de clase, habla con un discurso directo y fresco al que poco estamos acostumbrados en la política, donde casi siempre se evita la causa y se habla del ruido que envuelve el problema. Esta chica ha llegado a un país sumido en el desvarío de la era Trump para recordar con un lenguaje directo y claro, lo que es el sentido común. Y como no le teme a nada ni a nadie, no dudó en responder a su intento de ridiculizarla con otro baile, esta vez desde el congreso.