Hazte narcisista y salva tu pellejo


Domingo, 2 de junio de 2019 

Basado en la tergiversación del mito de Narciso, Fabrice Midal recupera el término narcisista para sanearlo y desintoxicarlo de la carga de vanidad que ha ganado con los años. En la época del selfie y de la imagen, de ser director de tu propia empresa y de mostrar la vida de tus sueños, es precisamente donde el filósofo advierte de nuestra falta de narcisismo. Narciso no muere por enamorarse de sí mismo, sino por no reconocerse: es la imagen de él lo que le lleva a perderse y eso es lo que este pequeño librito advierte. Existe una tendencia a olvidar escucharnos, a reconocer los que sentimos y a responder a eso. La vida moral y servil hacia Dios y hacia el otro es lo que ha conducido a la sociedad en los últimos siglos a confundir vanidad con narcisismo. En breves capítulos reordena qué gestos de amor propio son importantes para sobrevivir, como el equilibrio entre autoafirmarse a si mismo, saber decir "no" a los demás (poner límites) o el hecho de ponerse guapa o guapo para dar valor a nuestra propia persona. Las pocas páginas son suficientes para apoyarse en testimonios tan amplios como Plotinio, Ovidio, el legado escrito de una sensual musa de muchos (Lou Andreas-Salome) o incluso descodificar a las mismas Kardasians. El mensaje es claro: ¡No olvides mirarte!


Foto: Alain Delon en A pleno sol, un film de René Clement basado en el libro de Patricia Highsmith El talento de Mr.Repley.