El milagro

"Es imposible expresar el asombro y la confusión de mis pensamientos ante aquel suceso. Hasta entonces había actuado sin ningún fundamento religioso y, de hecho, apenas había unas pocas nociones religiosas en mi mente, ni había otorgado sentido alguno a cuanto me había ocurrido, más allá del azar o, como solemos decir con ligereza, la voluntad De Dios; sin preguntarme siquiera por el papel de la Providencia en aquellos sucesos o el orden que Él otorga a los sucesos del mundo. Mas después de ver como crecía allí la cebada, en un clima que yo sabía poco apropiado al grano, y sobre todo sin saber de dónde procedía, me inquietó por su extrañeza y me hizo pensar que Dios había hecho crecer aquel grano milagrosamente sin necesidad de plantar semilla alguna y que lo había hecho puramente para permitir mi subsistencia en aquel lugar salvaje y miserable."


Robinson Crusoe de Daniel Defoe.